La Llorona es una aparición tenebrosa, atrapada entre el Cielo y el Infierno, con un destino terrible sellado por su propia mano. La mera mención de su nombre ha causado terror en todo el mundo durante generaciones. En vida, ahogó a sus hijos en una rabia de celos, arrojándose en el río tras ver como mató a sus hijos violentamente. Ahora sus lágrimas son eternas, letales, y aquellos que escuchan su llamada de muerte en la noche están condenados. Se arrastra en las sombras y ataca a los niños, desesperada por reemplazar a los suyos. A medida que los siglos han pasado, su deseo se ha vuelto más voraz y sus métodos más terroríficos. 

Indudablemente estamos ante una cinta de terror rutinaria, escasa de argumentos y superficial en el tratamiento de sus personajes. Ahora bien, se ha de reconocer su buena factura técnica y una eficaz aplicación de los recursos de siempre a la hora de poner los pelos de punta. Quienes no piensen verla, pueden hacerse una idea de ello con el visionado del tráiler. Por el contrario, aquellos que tengan programado acudir al cine han de evitar esa tentación porque el avance contiene la mayoría de efectos impactantes que esconde la película, en lo que viene siendo un error (o trampa) reincidente por parte de las distribuidoras.

Según una leyenda popular mexicana, la Llorona es el espectro de una mujer que ahogó a sus propios hijos durante un ataque de ira. Desconsolada tras el parricidio, se suicidó. Desde entonces aparece esporádicamente vestida de novia y los niños que escuchan su llanto están condenados a ser arrastrados a las tinieblas eternas. En Los Ángeles de los 70 una asistente social participa en un caso de presunta violencia doméstica cuyas víctimas, dos chicos de corta edad, hablan del acecho de dicha figura ancestral.

Aun con sus manifiestas carencias, el film consigue provocar escalofriantes sensaciones, en gran medida gracias al trabajo de los departamentos técnicos, que han sabido crear las atmósferas tenebrosas adecuadas y materializar las intenciones del guion. En este apartado, el primer acierto pasa por el diseño del fantasma femenino y los detalles que le acompañan, además de la habilidad con que se ha planificado cada una de sus apariciones. De hecho, rivaliza con la protagonista que caracterizada acorde a los patrones básicos y arquetípicos del género.

Los acontecimientos que van sucediéndose recuerdan a otros muchos títulos, incluyendo a algunos que triunfaron en taquilla procedentes del Lejano Oriente. Con todas las referencias que maneja y una elevada dosis de sustos se ajusta a lo que propone.

La situación de la historia en 1973 responde al propósito de enlazarla con la saga de Expediente Warren (James Wan coincide en la producción), tal como apunta algún guiño en este sentido, y de esta forma atraer a los incondicionales de ese universo.

Linda Cardellini (Scooby-DooGreen Book) se desenvuelve con oficio, pero sin ir más allá de las exigencias habituales de su rol y gana en compañía de Raymond Cruz. Completa el reparto principal una aceptable Patricia Velásquez (La momia).

Crítica de Eduardo Casanova

 

 

The Curse of La Llorona (2019)
The Curse of La Llorona poster Valoración: 5.9/10 (3,781 votes)
Director: Michael Chaves
Guión: Mikki Daughtry, Tobias Iaconis
Actores: Linda Cardellini, Roman Christou, Jaynee-Lynne Kinchen, Raymond Cruz
Duración: 93 min
Calificación: R
Género: Horror, Mystery, Thriller
Estreno: 19 Apr 2019
Sinopsis: Ignoring the eerie warning of a troubled mother suspected of child endangerment, a social worker and her own small kids are soon drawn into a frightening supernatural realm.
Calificación: