En una extraña y última petición vital, un anciano indio obliga a su hijo a que deje el trabajo y le acompañe a la ciudad santa de Benarés (Varanasi), para morir allí. Ante tal demanda, al hombre no le queda otra opción que embarcarse con él en el viaje. 

Desde la India llega esta producción, alejada de la colorida parafernalia de ‘Bollywood’, que pone en la pantalla una historia sencilla y humana, de aires costumbristas, que contiene interesantes reflexiones sobre la muerte y la familia. A pesar de los temas que aborda, nunca renuncia a colocar ligeros contrapuntos irónicos, e incluso alguna broma, que aportan gotas de frescura a una narración, en general, sosegada. Su mayor mérito pasa por proyectar una mirada cálida y benévola de ciertas parcelas del hinduismo con argumentos que al mismo tiempo enfatizan valores universales.

Daya, un anciano viudo que ha cumplido 76 años, le comunica a los suyos que se acerca la hora de abandonar este mundo, aunque aparentemente se encuentra bien. Siguiendo la tradición, su hijo debe dejarlo todo durante unos días y acompañarle a la ciudad de Benarés, junto al río Ganges, para permanecer a su lado hasta que fallezca. Allí se hospedarán en el modesto hotel Salvación (nada que ver con el exótico hotel Marigold), donde también se alojan otras personas en similares circunstancias.

La película, con vocación de traspasar fronteras, conduce en paralelo el retrato de lo que es la manera de entender y asumir el final de la vida en un contexto religioso cuyos ritos funerarios son muy distintos a los occidentales, y el desarrollo de la relación paternofilial en tal situación. Esta última vertiente está tratada con un tacto especial, pasando del choque inicial a la compresión y confesión de secretos, sentimientos y reproches guardados a partir de esa convivencia forzosa que lleva a los personajes a sincerarse mutuamente a través de aleccionadoras secuencias.
No obstante, mediado el metraje se percibe una ralentización excesiva del relato que queda parcialmente paliada con las intervenciones de la nieta y la nuera del afable septuagenario, de quienes se sirve el guion para introducir nuevos alicientes que adornan los últimos compases
Adil Hussain (‘El viaje de Nisha’) acredita sobradamente las razones que han avalado su participación en proyectos internacionales, realizando una soberbia y emotiva interpretación. No menos notable resulta la actuación del veterano Lalit Behl, contribuyendo a que la complicidad entre ambos protagonistas sea idónea. El resto del reparto, en papeles secundarios, se muestra siempre con una loable naturalidad, confiriendo al conjunto una apreciable apariencia de verosimilitud.
Crítica de Eduardo Casanova de Cope Valencia

Hotel Salvation (2016)
Hotel Salvation poster Valoración: 7.3/10 (884 votes)
Director: Shubhashish Bhutiani
Guión: Shubhashish Bhutiani, Shubhashish Bhutiani, Asad Hussain (dialogue)
Actores: Adil Hussain, Lalit Behl, Geetanjali Kulkarni, Palomi Ghosh
Duración: 102 min
Calificación: N/A
Género: Comedy, Drama
Estreno: 07 Apr 2017
Sinopsis: Faced with his father's untimely and bizarre demand to go and die in the holy city of Varanasi and attain Salvation, a son is left with no choice but to embark on this journey.
Calificación: