1988. El dueño de una peluquería canina a las afueras de Roma se deja influenciar por un delincuente local hasta que su vida personal se complica y decide tomar las riendas de la situación

Desde el primer minuto, se palpa un ambiente sórdido determinante en esta intriga contundente, que indudablemente provoca inquietud y busca implicar e incomodar al espectador, propósito que logra plenamente. Matteo Garrone, director de la premiada ‘Gomorra’ (2008), vuelve a poner su mirada en ambientes depauperados y en dicho marco les saca el máximo rendimiento a sus protagonistas, a través de un violento relato que va in crescendo.
Marcello, divorciado y con una hija, es el propietario de una modesta peluquería canina en un barrio humilde, donde confraterniza con otros comerciantes de la zona. Sus rutinas se ven perturbadas habitualmente por la irrupción de Simone, el matón que le extorsiona para pagar su adicción a la cocaína. Cuanta mayor consideración tiene con este tipo insociable, peor trato recibe de él; pero esa situación se está tornando insostenible.
La historia, que nunca decae, se va cociendo a fuego lento mediante una sucesión de pequeños incidentes, aparentemente intrascendentes, que van sumando a la hora de asentar el caldo de cultivo de una olla a presión que predispone a un desenlace explosivo. Es fácil sentir compasión y encorajinarse conforme vamos asistiendo a las desagradables circunstancias a las que ha de enfrentarse este hombre apocado y de buen corazón, atrapado en un callejón sin salida. En ese sentido, el clímax no defrauda y su crudeza sorprende.
Los hechos reales en los cuales se inspira ocurrieron en el extrarradio de Roma a finales de los 80, si bien aquí nos encontramos con unos apropiados escenarios de carácter sureño (los exteriores se rodaron en la provincia de Caserta), en los que el realizador acostumbra a moverse con soltura. Ello unido al perfil de los personajes, con el apoyo del diseño de producción y de la fotografía, proporciona unas imágenes evocadoras de las texturas propias del neorrealismo italiano.
El actor Marcello Fonte realiza una interpretación sobresaliente, tanto que constituye un acierto mesurar sus diálogos y dejarle solo con los canes en varias secuencias, porque sus gestos y miradas resultan absolutamente elocuentes. En la versión castellana llama la atención el doblaje, sin embargo, si escuchamos la original se puede apreciar que ambos timbres de voz son similares. A su lado, Edoardo Pesce también resuelve a la perfección un rol arisco. A ellos se unen los numerosos perros debidamente adiestrados para participar en esta película, tan excelente como dura.
Crítica de Eduardo Casanova

Dogman (2018)
Dogman poster Valoración: 7.5/10 (5,165 votes)
Director: Matteo Garrone
Guión: Ugo Chiti (story), Matteo Garrone (story), Massimo Gaudioso (story), Ugo Chiti (screenplay), Matteo Garrone (screenplay), Massimo Gaudioso (screenplay), Marco Perfetti (collaborating writer), Damiano D'Innocenzo (collaborating writer), Fabio D'Innocenzo (collaborating writer), Giulio Troli (collaborating writer)
Actores: Marcello Fonte, Edoardo Pesce, Nunzia Schiano, Adamo Dionisi
Duración: 103 min
Calificación: N/A
Género: Crime, Drama, Thriller
Estreno: 17 May 2018
Sinopsis: Marcello, a small and gentle dog groomer, finds himself involved in a dangerous relationship of subjugation with Simone, a former violent boxer who terrorizes the entire neighborhood. In an...
Calificación: