Película inspirada en una de las aventuras más emocionantes de la historia, un viaje a lo desconocido que comenzó en 1519 en Sevilla y concluyó tres años después en el mismo sitio, completando así una aventura alrededor de un planeta cuya redondez quedó demostrada por primera vez. En 1519 cinco naves partieron desde Sevilla con 240 hombres a bordo. Solo una consiguió volver con 18 marineros al borde de la muerte. Los protagonistas de aquella expedición financiada por el Reino de Castilla fueron el portugués Fernando de Magallanes, comandante de la expedición, y el vasco Juan Sebastián Elcano, el hombre que consiguió concluir la misión.

Las intenciones didácticas de esta producción nacional, cuyo estreno coincide con las celebraciones del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo, son muy dignas de reconocimiento. Sus imágenes evidencian el minucioso trabajo realizado, aunque el resultado no alcance el nivel de las grandes producciones estadounidenses. Con todo, su principal problema radica en un guion escaso de elementos dirigidos a captar la atención del público infantil. El humor aparece en pequeñas dosis y carece de los habituales accesorios imaginativos concebidos expresamente para el deleite de los niños, con independencia de las aceptables licencias históricas que se toma buscando dinamizar la narración.

La acción se sitúa inicialmente en las calles de Sevilla y nos presenta a Juan Sebastián Elcano, un joven atrevido y aventurero quien, intentando zafarse del alguacil de la ciudad tras un pequeño incidente, acaba enrolándose en la expedición del almirante portugués Fernando de Magallanes rumbo a las islas Molucas a través de una nueva ruta. Ya en alta mar los imprevistos e incidencias se suceden convirtiendo la travesía en una peligrosa odisea.

Comprimir en menos de 90 minutos tan fenomenal hazaña supone igualmente lanzarse a una difícil proeza. En este sentido no se puede reprochar nada a la película, que, por las exigencias de metraje en el cine de animación familiar, comprime notablemente los principales hitos del viaje. Lógicamente altera algunos detalles e introduce personajes destinados a componer una intriga esquemática de buenos y malos que proporcione situaciones emocionantes. Sin embargo, no cumple completamente con sus propósitos, puesto que le falta compensar esas secuencias vibrantes, en las que se minimizan los aspectos dramáticos, con el cuidado de las parcelas complementarias. Así, ni la comicidad ni los apuntes románticos terminan de cuajar debidamente.

En cuanto a la factura técnica, contrastan las excelencias de determinadas escenas, como cuando los barcos zarpan del puerto, con otras ligeramente mejorables a las que asistimos en el tramo final.

La inspirada banda sonora compuesta por Joseba Beristain, luce plenamente interpretada por la Orquesta Sinfónica de Euskadi y el Orfeón Donostiarra bajo la dirección de Fernando Velázquez. Además, acompaña a los créditos de cierre la canción “Confía en el viento” a cargo de La Oreja de Van Gogh.

Critica de Eduardo Casanova

Magallanes: La primera vuelta al mundo (2015)
Magallanes: La primera vuelta al mundo poster Valoración: N/A/10 (N/A votes)
Director: N/A
Guión: N/A
Actores: N/A
Duración: N/A
Calificación: N/A
Género: Animation, Short
Estreno: N/A
Sinopsis: N/A
Calificación: