Marvel parece dispuesta a exprimir al máximo el filón que supone llevar sus cómics a la gran pantalla, incluso a través de personajes, a priori, secundarios como suele suceder con la mayoría de los villanos. Así que, a un ya complejo universo cinematográfico donde es fácil perderse, añade esta nueva figura para muchos desconocida, en una cinta que conjuga la acción con notas de comedia gamberra. No siempre consigue equilibrar ambas facetas y en general, la historia está mejor construida en su primera parte que en sus aturrullados últimos 45 minutos. A pesar de lo cual, se agradece la agilidad con la que transcurre y que la trama no se enrede en exceso.

Este spin-off de Spider-Man nos presenta a Eddie Brock, un famoso reportero de San Francisco que descubre los trapos sucios de la prestigiosa Fundación Vida. Su joven presidente ha adquirido renombre por encabezar proyectos que han reportado beneficios a la humanidad. Ahora se dedica a organizar viajes espaciales con el propósito de encontrar otros planetas habitables. Sin embargo, cuando una nave trae de regreso consigo a varios especímenes extraterrestres, destapa su lado oscuro y cruel y el reputado periodista acabará convirtiéndose en el soporte vital de un alienígena.
El film se sigue especialmente bien en los compases iniciales, con hechuras propias de un thriller de investigación periodística cuyo destino es esclarecer lo que ocultan los inmensos laboratorios de esta organización, a la par que nos aporta una completa caracterización del protagonista. Esa dinámica comienza a cambiar tras verse poseído por el simbionte: a partir de ese instante empiezan a entrar las gotas de humor, al principio con agradecido gracejo hasta que el recurso se torna repetitivo. Ello va de la mano de secuencias vibrantes, rodadas con pericia, aunque sigan un patrón habitual. En esa línea previsible alcanza su recargado clímax en el que se pierden tales virtudes, con escenas visualmente difíciles de seguir por lo excesivas y precipitadas que resultan.
Indudablemente, lo más valioso de la película es Tom Hardy, el trabajo del actor británico es decisivo a la hora de mantener la atención, por encima de los efectos visuales; mientras que Riz Ahmed (‘Rogue One: Una historia de Star Wars’) queda como un malo demasiado blando.
Entre los créditos se esconde el avance de lo que será la continuación, que contará con un conocido intérprete. Además, quienes tengan paciencia y aguanten todos los títulos verán el fragmento de un largometraje de animación que se estrenará en fechas navideñas, de visionado innecesario en estos momentos.
Critica de Eduardo Casanova

Venom (2018)
Venom poster Valoración: 7.1/10 (22,950 votes)
Director: Ruben Fleischer
Guión: Jeff Pinkner (screenplay by), Scott Rosenberg (screenplay by), Kelly Marcel (screenplay by), Jeff Pinkner (screen story by), Scott Rosenberg (screen story by), Todd McFarlane (Marvel's Venom Character created by), David Michelinie (Marvel's Venom Character created by)
Actores: Tom Hardy, Michelle Williams, Riz Ahmed, Scott Haze
Duración: 112 min
Calificación: N/A
Género: Action, Horror, Sci-Fi
Estreno: 05 Oct 2018
Sinopsis: When Eddie Brock acquires the powers of a symbiote, he will have to release his alter-ego "Venom" to save his life.
Calificación: