A Earl Stone (Eastwood), un octogenario que está en quiebra, solo, y que se enfrenta a la ejecución hipotecaria de su negocio, se le ofrece un trabajo aparentemente facil: sólo requiere conducir. Pero, sin saberlo, Earl se convirte en traficante de drogas para un cártel mexicano, y pasa a estar bajo el radar del agente de la DEA Colin Bates

Podría constituir el broche de oro a la magnífica carrera de Clint Eastwood como actor y director. Aun no alcanzando las excelencias de sus obras más veneradas, el film cumple perfectamente en los diferentes frentes que trata: es a la vez un thriller inquietante y el retrato humano de una persona, adentrada en la vejez, con loables virtudes y condenables defectos de los que se percata tarde, al punto de hacer lo impensable con tal de redimirse ante los suyos. La película, basada en un caso real, funciona con ligeros altibajos hasta alcanzar un justo desenlace.

El veterano Earl Stone, un floricultor vocacional, no ha sabido adaptar su negocio a los nuevos tiempos. Tras embargarle sus propiedades debe recurrir a la hospitalidad de su nieta. En esas circunstancias acepta un trabajo aparentemente sencillo: transportar droga oculta en su camioneta de una parte a otra del país a cambio de buenas sumas de dinero. Todo se complica cuando un agente de la DEA, pendiente de los movimientos del cártel de Sinaloa, comienza a seguirle la pista.

Las primeras escenas, imbuidas de ritmo y frescura, sirven para realizar una caracterización completa del protagonista, en un tono desenfadado, sin ocultar la mala relación con su familia. Superada la presentación empieza a introducirse en el terreno criminal con unos argumentos que elevan la expectación, aunque se tornan repetitivos.

Afortunadamente, rebasados esos baches del guion y conforme se da entrada y entidad a la investigación policíaca la intriga gana en interés. A partir de ahí, las notas violentas y giros de la trama contribuyen a mantener las expectativas de una historia que comparte algunos aspectos con la reciente ‘The Old Man and the Gun’, sensiblemente inferior.

El tramo final conjuga ese apartado de suspense con su vertiente sentimental y sin culminarlo de forma magistral deja la sensación de haber asistido a un largometraje de calidad, entretenido y a ratos muy emotivo.

Es loable que a sus 88 años el cineasta californiano se siga moviendo a las mil maravillas delante y detrás de la cámara. Aquí acierta al elegir a un personaje a su medida y además, está bien arropado por intérpretes de peso cuyas aportaciones son determinantes: Bradley Cooper, Michael Peña, Dianne Wiest, Andy García y Taissa Farmiga (‘La monja’). Menos significativas resultan las intervenciones de Laurence Fishburne.

Critica de Eduardo Casanova

 

The Mule (2018)
The Mule poster Valoración: 7.2/10 (20,188 votes)
Director: Clint Eastwood
Guión: Sam Dolnick (inspired by the New York Times Magazine Article "The Sinaloa Cartel's 90-Year Old Drug Mule" by), Nick Schenk
Actores: Bradley Cooper, Clint Eastwood, Manny Montana, Taissa Farmiga
Duración: 116 min
Calificación: R
Género: Crime, Drama, Thriller
Estreno: 14 Dec 2018
Sinopsis: A 90-year-old horticulturist and Korean War veteran is caught transporting $3 million worth of cocaine through Illinois for a Mexican drug cartel.
Calificación: