Hay que reconocerle las buenas intenciones a esta producción europea destinada a un público familiar, por lo que cobra relevancia en las fechas vacacionales en que nos encontramos. A pesar de los hermosos parajes por donde transcurre, la sencillez de la historia y los apartados técnicos arrojan como resultado una cinta con hechuras de telefilme vespertino, en cuyo loable mensaje reside básicamente su valor principal.

La pequeña Mia deja Inglaterra y se marcha a Sudáfrica con sus padres, quienes van a hacerse cargo de una granja dedicada a la cría de fieras con el fin de venderlas a zoológicos de todo el mundo. La adaptación al nuevo entorno, tan distinto a cuanto ha conocido, le resulta difícil y se muestra disgustada y esquiva con los suyos. Esa actitud comienza a cambiar el día que nace un león blanco: Charlie. Entre ambos se originan unos sorprendentes vínculos afectivos.

El film se desarrolla con agilidad, si bien en ocasiones repite las mismas situaciones en torno a los incidentes y anécdotas que surgen en esa inusual convivencia, y que transitan por el humor, el suspense y el drama. No obstante, adquiere mayor vigor superada la primera hora, cuando toma el cariz de una aventura salpicada de imprevistos y peligros; un tramo culminado con unas secuencias especialmente emotivas que son un canto a la libertad y al respeto por los animales salvajes.

Los espectadores más veteranos emparentarán rápidamente esta película con la ya clásica Nacida libre (1966), aunque actualiza diversas circunstancias. En base a ello construye una denuncia contundente sobre las llamadas “cacerías enlatadas”, que se han convertido en una innoble atracción turística en aquel país, poniendo en peligro a diferentes especies.

Por otra parte, se debe aplaudir la paciencia y el trabajo invertidos en llevar a buen puerto este proyecto, puesto que el relato en un momento determinado da un salto de tres años, tiempo durante el cual se paralizó el rodaje para poder contar con los mismos protagonistas, lo que ha permitido dotar la puesta en escena de una apreciable verosimilitud.

La joven actriz Daniah De Villiers se desenvuelve a la perfección en un papel que tenía exigencias muy peculiares y solo por eso se hace acreedora de los mejores elogios. Le arropan debidamente el televisivo Langley Kirkwood y Mélanie Laurent (Malditos bastardos).

Critica de Eduardo Casanova

 

Mia and the White Lion (2018)
Mia and the White Lion poster Valoración: 6.6/10 (518 votes)
Director: Gilles de Maistre
Guión: Prune de Maistre (screenplay), William Davies (screenplay), Prune de Maistre (original idea), Gilles de Maistre (original idea), Jean-Paul Husson (story)
Actores: Daniah De Villiers, Mélanie Laurent, Langley Kirkwood, Ryan Mac Lennan
Duración: 98 min
Calificación: PG
Género: Adventure, Drama, Family
Estreno: 12 Apr 2019
Sinopsis: A young girl from London moves to Africa with her parents where she befriends a lion cub.
Calificación: