Martha (Diane Keaton) vive en una residencia de ancianos y, animada por su compañera Sheryl (Jacki Weaver), decide montar un equipo de animadoras con sus compañeras. Pero lo que comienza siendo un hobbie se acaba convirtiendo en algo más serio cuando deciden presentarse a una competición. Para ello, contratan a una joven cheerleader (Alisha Boe) que se encargará de entrenarlas. ¡Ellas demostrarán que nunca es tarde para darlo todo!

A esta alturas Diane Keaton ha logrado crear su propio subgénero de comedias otoñales, solo falta bautizarlo (al igual que sucedió con el “landismo”). En cualquier caso, cuando vemos su nombre en el cartel de un estreno vinculado a una propuesta de apariencia jocosa, resulta muy fácil intuir lo que vamos a encontrar. Y dado que, atendiendo a los precedentes, no cabe esperar una gran película, tampoco defrauda. Este nuevo trabajo constituye básicamente un entretenimiento ligero y divertido, aunque fácilmente olvidable, dirigido fundamentalmente a un público adulto.

Martha acaba de mudarse a una lujosa urbanización que alberga a personas de la tercera edad. Allí conoce a la pizpireta Sheryl, quien disfruta al máximo de cada día sin ningún tipo de reparos. Juntas decidirán hacer realidad una antigua ilusión: ser animadoras deportivas. Tras la complicada selección de sus futuras compañeras, formarán un pequeño equipo. Lo que comienza como un hobby toma un cariz distinto al inscribirse en una competición de prestigio.
El guion evidencia su liviandad de principio a fin, haciendo especial hincapié en un par de ideas: nunca es tarde para lanzarse a realizar viejos sueños de juventud y en ese sentido, merecen todo el respeto tales decisiones. Con esos argumentos de fondo, va alternando situaciones chocantes y gags verdaderamente simpáticos. Sirve de ejemplo la secuencia del casting de las veteranas aspirantes a cheerleaders, con claros ecos de Full Monty(1997).
Por otro lado, la fluidez con que transcurre, unido a un metraje que no excede de 90 minutos, mejora el resultado de una historia que no cae en divagaciones. Incluso, dentro de la superficialidad general de los personajes, incorpora a varios secundarios con chispa, entre quienes destaca la pareja de policías machuchos. Menos lucen las aportaciones dos adolescentes, cuya participación se salda discretamente.
La actriz californiana sigue en plena forma y continúa dominando la pantalla a sus 73 años con estos papeles a medida. Aquí se encuentra bien acompañada de la temperamental Jacki Weaver (Animal Kingdom) y de Rhea Perlman (Cheers) que vuelve a demostrar su reconocida vis cómica. A ellas se unen Pam Grier (Jackie Brown) y Bruce McGill, asumiendo el único rol masculino de relevancia, perfectamente incardinado en el relato.
Aquellos espectadores que busquen una evasión sencilla en clave de humor saldrán satisfechos de la sala.
Critica de Eduardo Casanova

 

Poms (2019)
Poms poster Valoración: 5.0/10 (380 votes)
Director: Zara Hayes
Guión: Shane Atkinson, Zara Hayes (story)
Actores: Diane Keaton, Jacki Weaver, Celia Weston, Alisha Boe
Duración: 91 min
Calificación: PG-13
Género: Comedy
Estreno: 10 May 2019
Sinopsis: POMS is a comedy about a group of women who form a cheer leading squad at their retirement community, proving that you're never too old to 'bring it!'

 

Calificación: