enloprofundodelbosque

Hará un par de meses hablé sin decir nada (acabo de releerme y darme cuenta de ello) de 13 días, la primera novela protagonizada por Alice Madison. Procedamos ahora con ésta secuela que es En lo profundo del bosque. Y, para variar, lo haremos con el consabido copia-pega de la sinopsis de la web de la editorial:

Alice Madison, detective de Homicidios de la policía de Seattle, tiene una deuda pendiente con el enigmático John Cameron, que se encuentra encarcelado por el presunto asesinato de cinco criminales, y con el abogado de este, Nathan Quinn. Una deuda que nadie puede compensarles, y que parte de una pesadilla que se inició hace veinticinco años cuando tres niños fueron raptados y solo dos volvieron con vida.

Ahora, cuando ya nadie se lo espera, los restos del tercer niño, hermano pequeño de Quinn, aparecen, y Madison tiene que unir, de pista en pista, del presente al pasado, las piezas que conformarán la solución final del crimen. Pero un sádico asesino la acechará según avance la investigación y ella se verá en la disyuntiva de cruzar los límites de la ley.

¿Estará preparada para llegar tan lejos? Todos hacemos promesas, pero algunas están escritas con sangre, y Alice Madison sabe que al final tendrá que arriesgar hasta su propia alma para parar al asesino.

 

Vamos al tajo…

La verdad es que el libro me ha gustado, pero… Es que resulta que en lugar de evolucionar, tirar hacia adelante, madurar a los personajes, plantear algo novedoso, etc… lo que nos hace Giambanco aquí es tomar el secuestro de unos menores ocurrido veinticinco años atrás y que ya nos relataba sobradamente en el libro anterior, reabriendo el caso, explayándose más en él y revelando todos y cada uno de los detalles del mismo. En conclusión y mi humilde opinión: innecesario.

El estilo, la manera de escribir, estructura y demás de Giambanco logran que la lectura sea adictiva y sigas perfectamente la trama. Pero el principal problema que ha convertido ésta secuela en algo agridulce ha sido que a mí no me interesaba lo más mínimo lo que me contaba.

Además deja la puerta abierta de par en par para un tercer libro. Que probablemente lea por inercia o con la esperanza de que realmente la cosa avance, porque en éste nos hemos quedado atascados. La única evolución que se aprecia en la protagonista es que deja de tener pesadillas. Punto. Mis espectativas era encontrarme un nuevo caso y algo distinto y resulta que me he encontrado con más de lo mismo.

Y para rematar la faena me ha ocurrido lo que ya dije que me pasaba en la primera novela y en más de una ocasión yo iba tres pasos por delante de la trama sabiendo a la perfección qué iba a ocurrir.

Vamos, que tras la euforia de un primer libro muy entretenido ahora me ha venido la bajona con ésta escritora. Esperaremos a que Pamiés edite Sangre y Hueso que es el título de la tercera y ya decidiremos si 13 días fue casualidad y éste En lo profundo del bosque un pequeño fallo. Y aún así tengo que reconocer que no está mal, pero no es lo que esperaba. Bueno en la forma pero regulero en el fondo.

Nos leemos.