Por fin aterriza en la cartelera una comedia española que funciona. Básicamente consigue lo que pretende: un divertimento completo y continuo, donde se alterna todo tipo de humor, incluyendo pequeñas pinceladas escatológicas que han sabido encajar debidamente y no afean el conjunto. La narración fluye con apenas altibajos y se apoya en un trío de personajes sin desperdicio que se compenetran a la perfección, sostenidos por unas interpretaciones eficaces. Solo pierde parte de sus méritos porque supone el remake de una película italiana de 2014.

Pedro, Eligio y Arturo compartieron piso cuando eran universitarios. Actualmente, por diversas circunstancias, los tres se han quedado sin empleo. La solución a sus problemas podría hallarse en un complejo vitamínico que tienen al alcance. Tras probar las pastillas experimentan unos potentes efectos eufóricos. Traficar con ellas les permitiría salir de apuros, aunque carecen de experiencia en ese terreno.

La saga Resacón en Las Vegas y títulos de perfil similar parecen haber servido de inspiración, seguramente con la intención de aproximarse a las producciones estadounidenses que han triunfado en taquilla los últimos años. Ahora bien, matiza con gracejo el recurrente tono gamberro con elementos genuinos de nuestra forma de ser. Además, se agradece que siempre mantenga un mínimo de cordura y coherencia narrativa, sin desmadrarse en exceso.

Ha de reconocerse el loable trabajo desarrollado en la caracterización de los secundarios, esenciales a la hora de multiplicar las carcajadas: la abogada que ejerce de gasolinera, el místico propietario de una discoteca, los padres del maestro en paro y una inspectora de policía aportan tanto como los propios protagonistas.

Incluso sabe rematar la obra sin aturrullarse. Tal vez no se su punto fuerte, pero el guion ha acertado a hilar el desenlace eludiendo las habituales estridencias.

Indudablemente, otro de los pilares sobre los que se cimienta el film radica en su reparto. Se ha buscado un elenco con vis cómica acreditada y desde luego hace constantemente gala de ella. David Verdaguer, Ernesto Sevilla y Carlos Santos están a la altura, y no le van a la zaga Miren Ibarguren, Cristina Castaño y Amaia Salamanca. Especialmente impagables resultan las intervenciones del matrimonio que conforman los veteranos Gracia Olayo y Luis Varela.
Carlos Therón, realizador de Es por tu bien y de la mediocre Fuga de Cerebros 2, se supera con este estreno.
Crítica de Eduardo Casanova

 

I Can Quit Whenever I Want (2019)
I Can Quit Whenever I Want poster Valoración: N/A/10 (N/A votes)
Director: Carlos Therón
Guión: Cristóbal Garrido, Adolfo Valor
Actores: David Verdaguer, Ernesto Sevilla, Carlos Santos, Cristina Castaño
Duración: N/A
Calificación: N/A
Género: N/A
Estreno: 12 Apr 2019
Sinopsis: N/A
Calificación: