Año 1921. España vive un momento agitado y caótico: son los años del plomo, fruto de los violentos enfrentamientos callejeros entre matones y anarquistas. El gansterismo y los negocios ilegales están instalados en la sociedad. En esta situación de disturbios, Aníbal Uriarte es un policía enviado a Barcelona para colaborar en la detención de los culpables del robo a un tren militar. Aníbal y sus formas no encuentran mucho apoyo entre sus compañeros, y enseguida comienzan los enfrentamientos y desconfianzas con el inspector Rediú, un superior corrupto. Aníbal entrará en contacto no sólo con los bajos fondos de la sociedad barcelonesa, sino también con el mundo anarquista más radical, dispuesto a todo para conseguir sus objetivos. Allí conocerá a Sara, una joven luchadora y temperamental, cuyo encuentro tendrá consecuencias inesperadas para ambos.

Solo el sobresaliente diseño de producción, que nos sumerge de lleno en la Barcelona de 1921, justifica sobradamente el visionado de este thriller cuyo único reparo radica en un exceso de ambiciones. En cualquier caso, es meritorio que su puesta en escena no diste demasiado del reputado cine negro americano y además deje para el final, casi a modo de moraleja, mensajes perfectamente extrapolables a estos tiempos.
El agente Aníbal Uriarte es enviado a la Ciudad Condal con el fin de colaborar en la investigación del asalto a un tren del ejército del que se sustrajo un importante cargamento de armas. En esos días las huelgas, los agitadores y los atentados anarquistas han convertido las calles barcelonesas en un polvorín, mientras el país se ve sacudido por el Desastre de Annual; un contexto que condicionará peligrosamente las pesquisas del recién llegado.
Con este interesante retrato de los llamados “años de plomo”, Dani de la Torre reivindica el potencial cinematográfico de un episodio histórico pocas veces llevado a la pantalla con tanta solidez desde ‘La verdad sobre el caso Savolta’ (1980). Sin embargo, en esa intención de mostrar un panorama sociopolítico completo y complejo, la trama pierde energía al resentirse de la dispersión de esfuerzos.
La corrupción policial, el pistolerismo, la manipulación de las masas, los ideales revolucionarios y el enaltecimiento del terrorismo son temas que sostienen una intriga que huye del folletín y donde luce la caracterización de los numerosos protagonistas. No obstante, el desarrollo de los acontecimientos hace previsible su violenta resolución que no esconde grandes golpes de efecto.
La fluidez narrativa y una impecable envoltura técnica aligeran sus dos horas de metraje. La esmerada y lujosa dirección artística, unida a los movimientos de cámara, con unos impresionantes travelin, proporcionan unas atrayentes imágenes por sí solas, a las que acompañan las notas musicales de una excepcional banda sonora, coronada con la voz de Ainhoa Arteta en lo que es un declarado homenaje a Ennio Morricone.
Luis Tosar compone un personaje para el recuerdo, en sintonía con la elocuente sobriedad que ha demostrado dominar a la perfección ante las cámaras. A su lado, son igualmente meritorias las participaciones de Ernesto Alterio, asumiendo un oscuro rol secundario que borda y de Michelle Jenner, dando la talla en un papel sujeto a ciertos vaivenes. También cuenta con las eficaces aportaciones de Paco Tous y Manolo Solo, a quienes se suma la gratamente sorprendente Adriana Torrebejano.
Crítica de Eduardo Casanova.

Gun City (2018)
Gun City poster Valoración: N/A/10 (N/A votes)
Director: Dani de la Torre
Guión: Patxi Amezcua
Actores: Ernesto Alterio, Michelle Jenner, Luis Tosar, Jaime Lorente
Duración: N/A
Calificación: N/A
Género: Thriller
Estreno: 31 Aug 2018
Sinopsis: N/A

 

Calificación: