La batalla de los sexos (2017 Battle of the Sexes. Jonathan Dayton y Valerie Faris)

Crónica de la rivalidad existente entre el ex-tenista profesional, de 55 años, Bobby Riggs, y su oponente de 29 años de edad, la carismática tenista Billie Jean King, quienes se enfrentaron en un partido legendario en 1973. Fue considerado como la BATALLA DE LOS SEXOS y se convirtió en uno de los eventos deportivos televisados ​​más vistos de todos los tiempos, llegando a 90 millones de espectadores en todo el mundo.

Danny Boyle en principio iba a encargarse de dirigir la película, pero se embarcó en “Trainspotting 2” y solo quedo como productor, algo que no ocurría desde el 2007 cuando le produjo a Fresnadillo “28 semanas después”. Está escrita por Simon Beaufoy colaborador habitual de Boyle ( The Full Monty, Slumdog Millionaire ) . Entonces se eligió para dirigir al matrimonio Jonathan Dayton y Valerie Faris realizadores de las geniales “Pequeña miss Sunshine” y “Ruby Sparks”.

Para interpretar a la carismática protagonista el papel de  Billie Jean King estuvo entre Brie Larson y Emma Stone, quedando esta última ganadora, una maravillosa actriz que ilumina todo lo que hace. Steve Carell que ya trabajó en Miss Sunshine con los directores interpreta a Bobby Riggs un tenista acabado, fanfarrón y apostador que organizara todo el evento para intentar reírse del sexo opuesto. También aparece  Andrea Riseborough, Alan Cummings, Bill Pullman y a Elizabeth Shue que la echabamos mucho de menos.

La ambientación es espectacular trasladandonos a los años 70 con una perfección absoluta, la fotografía de Linus Sandgren (La la Land, Joy) filmada en 35 mm con un grano característico de la época queda genial, aunque hay tomas con cámara al hombro que quedan un poco deslucidas. También destacaría una magnífica banda sonora de Nicholas Britell ( Whiplash, Moonlight, 12 años de esclavitud).

El personaje de Carell se limita a ser un portavoz- payaso de una sociedad y deporte con una vieja escuela de tradiciones machistas y la Stone es una chica adelantada a su tiempo que solo pretende igualar la balanza demostrando mucho valor.

Una película tremendamente entretenida que no aburre para nada con el deporte del tenis, ya que se centra en otras cuestiones mucho más importantes como la igualdad y la liberación de las mujeres. Y aunque puede pecar de peli feminista yo no la vi asi en ningun momento.

Calificación: