Espacio profundo. Monte y su hija Willow viven completamente aislados a bordo de una nave espacial. No siempre estuvieron solos: eran parte de un grupo de condenados a muerte que aceptaron conmutar sus sentencias por participar en una misión con destino al agujero negro más cercano a la Tierra

Son bastante evidentes las fuentes inspiradoras de esta cinta de ciencia-ficción que pretende dar una vuelta de tuerca a los lugares comunes del cine espacial. No obstante, sus intenciones se ven frustradas por una historia que ya comienza con mal pie: se extiende en los preámbulos hasta el infinito y más allá, y cuando alcanza el nudo argumental resulta tan precipitada como errática.

Monte y su pequeña hija viajan en una nave por la galaxia con un rumbo incierto. Pronto descubriremos que forman parte de un experimento y que los demás tripulantes murieron en diferentes y trágicas circunstancias. Solo él, a quien apodaban el Monje, y la niña han conseguido sobrevivir gracias a una férrea disciplina autoimpuesta.

Su introducción, innecesariamente alargada, juega a crear una incertidumbre y un misterio que no logra a través del inacabable recorrido por los escenarios de la acción, que se antoja una mala emulación del clásico de referencia ‘2001: Una odisea del espacio’. A continuación se retrotrae en el tiempo con el propósito de contarnos lo que le ocurrió al resto de astronautas y amaga con tomar el cariz de un thriller de entidad. Sin embargo, estas expectativas quiebran con secuencias grotescas, algunas de una ridícula comicidad no deseada.

La paulatina escenificación de los incidentes en muchos casos carece de sentido, desaprovechando el potencial de las premisas y haciendo añorar otros títulos cuya influencia se intuye: ‘Naves misteriosas’, ‘Horizonte final’ o ‘Solaris’. Al retornar al punto de inflexión narrativa buscando una resolución convincente no mejora, antes al contrario, y cierra la trama de forma desangelada.

Únicamente un aceptable diseño de producción se salva de esta aventura con dirección a ningún sitio que firma Claire Denis, realizadora de ‘Un sol interior’ (2017), también difícil de digerir.

El elenco gira fundamentalmente en torno a Robert Pattinson (‘Crepúsculo’), cuyos limitados registros no le hacen precisamente el actor ideal para soportar en solitario un buen tramo del metraje. Tampoco se luce especialmente en sus intervenciones Juliette Binoche; mientras Mia Goth se esfuerza en adaptarse a su desequilibrado personaje.

Crítica de Eduardo Casanova

 

High Life (2018)
High Life poster Valoración: 6.8/10 (1,136 votes)
Director: Claire Denis
Guión: Claire Denis, Jean-Pol Fargeau, Geoff Cox, Nick Laird (consultant)
Actores: Robert Pattinson, Juliette Binoche, André Benjamin, Mia Goth
Duración: 110 min
Calificación: R
Género: Adventure, Drama, Horror, Mystery, Sci-Fi
Estreno: 12 Apr 2019
Sinopsis: A father and his daughter struggle to survive in deep space where they live in isolation.
Calificación: