Desde luego el mérito de afrontar un proyecto tan osado, hay que dárselo de partida a M. Night Shyamalan, que en un solo film conjuga las secuelas de dos títulos muy distantes en el tiempo: ‘El protegido’ (2000) y ‘Múltiple’ (2016). El resultado, sin llegar a la altura de éstos, se puede calificar de correcto, quedando sensiblemente por debajo de las expectativas creadas. Mantiene bien el tono de suspense durante todo el metraje, sin embargo no acaba de redondear el relato. Acostumbrados a los desenlaces sorprendentes y brillantes que han caracterizado sus obras anteriores, con mención especial a ‘El sexto sentido’ (1999), aquí se muestra nuevamente imprevisible, pero bastante menos eficaz a la hora del cierre.

El ocurrente nexo de unión entre ambas películas se sustenta en argumentos ya adelantados en la primera de ellas y que ahora acentúan su relevancia: las aparentes vinculaciones de los protagonistas con superhéroes de cómics, de forma que la propia historia parece extraída de una novela gráfica.

David Dunn, convertido en un justiciero urbano, apodado ‘El protector’, el maquiavélico Elijah Price (‘Cristal’), postrado en silla de ruedas y el psicópata asesino Kevin Wendell Crumb, que exterioriza diferentes personalidades, han sido recluidos en un hospital para enfermos mentales. Allí, la doctora Staple les somete a terapia y trata de convencerles de que no poseen poderes sobrenaturales, sino que padecen distintos delirios. Mantener a estos tres tipos dentro del mismo recinto supone indudablemente una temeridad cuyos riesgos nadie ha evaluado.

Sus intensos y movidos preámbulos enganchan e invitan a aguardar lo mejor, no obstante, sufre un ligero receso al trasladarse al centro psiquiátrico. Además, en el desarrollo narrativo se aprecian situaciones absolutamente inverosímiles, y no tanto derivadas de la peculiar naturaleza de los personajes centrales como de la manera incoherente en que se producen. Pese a ello, sostiene la tensión con recursos que hacen pensar que la acción va a dispararse en cualquier momento. Y es al alcanzar el ansiado clímax, con detalles completamente inesperados, cuando se echa en falta un golpe de efecto maestro de mayor impacto.

Nada cabe reprochar a las solventes interpretaciones de James McAvoy, quien vuelve a multiplicar registros, Bruce Willis y Samuel L. Jackson, determinantes en el peso de la puesta en escena. El guion no descuida tampoco a los respectivos secundarios, destacando Sarah Paulson, el joven Spencer Treat Clark, Charlayne Woodard, que también repiten papeles 16 años después y Anya Taylor-Joy.

Critica de Eduardo Casanova

 

 

Glass (2019)
Glass poster Valoración: 7.3/10 (10,947 votes)
Director: M. Night Shyamalan
Guión: M. Night Shyamalan, M. Night Shyamalan (characters)
Actores: James McAvoy, Bruce Willis, Samuel L. Jackson, Anya Taylor-Joy
Duración: 129 min
Calificación: PG-13
Género: Drama, Mystery, Sci-Fi, Thriller
Estreno: 18 Jan 2019
Sinopsis: Security guard David Dunn uses his supernatural abilities to track Kevin Wendell Crumb, a disturbed man who has twenty-four personalities.
Calificación: