Audrey y Morgan son dos amigas que se ven involucradas en una conspiración internacional cuando una de ellas descubre que su ex-novio era en realidad un espía.

El título, prácticamente traducción del original, es bastante ilustrativo de lo que depara esta “americanada”: una combinación de thriller y comedia que puede parecer oportuna entendida como alternativa paródica a estrenos recientes (‘Misión Imposible: Fallout’, ‘El rehén’). No obstante, el resultado es un film irregular en su desarrollo y desequilibrado. Frente a vibrantes secuencias de acción, rodadas con solvencia, falla en la vertiente humorística. Hay unos cuantos gags ingeniosos, pero la mayoría de ellos carecen de chispa o pecan de exagerados, desvirtuando progresivamente su potencial.

Audrey desconoce que su exnovio es un espía internacional hasta que una serie de acontecimientos completamente inesperados le llevarán a descubrir el verdadero y arriesgado oficio de quien era su pareja. Por si fuera poco, ella misma y su mejor amiga se verán envueltas en una conspiración que les llevará a viajar a Europa y a jugarse la vida para que un valioso dispositivo no caiga en las manos equivocadas

La caracterización de las protagonistas, a priori, es adecuada. Los compases iniciales revelan una química idónea entre ellas, marcando las diferencias que las hacen complementarias: una comedida y otra absolutamente explosiva. Sin embargo, es una lástima que esta última acabe por desmadrarse demasiado, cayendo en la ridiculez y el exceso, algo que ya comenta uno de los personajes al principio de la película en lo que supone toda una advertencia. Da la sensación de que agotada la imaginación, mediado el metraje, se fía la comicidad al tirón que tiene en su país Kate McKinnon, popular gracias al show nocturno ‘Saturday Night Live’. Con ello termina por conseguir el efecto contrario y provoca que sus continuas payasadas hagan de su papel un elemento cansino.
A pesar de lo apuntado, se han de reconocer los méritos técnicos que lucen en las apreciables escenas de tiroteos y persecuciones. Incluso se pueden esbozar algunas sonrisas con el sarcasmo volcado en ridiculizar las costumbres de las turistas estadounidenses e ironizar sobre clichés feministas, aunque en conjunto no pase ser de una cinta veraniega olvidable. Lejos queda de otras producciones con similares argumentos, mucho más descacharrantes, como las protagonizadas por Melissa McCarthy: ‘Cuerpos especiales’ (2013) y ‘Espías’ (2015).
Del resto del reparto, Mila Kunis, luce un encanto natural que le sienta bien al rol de camarera que asume, mientras que a Justin Theroux se le ve muy estirado, lo mismo que le sucede a Gillian Anderson en las contadas apariciones que realiza. Por su parte, Sam Heughan (‘Outlander’) cumple sin deslumbrar.
Crítica de Eduardo Casanova Cope Valencia
The Spy Who Dumped Me (2018)
The Spy Who Dumped Me poster Valoración: 6.4/10 (5,157 votes)
Director: Susanna Fogel
Guión: Susanna Fogel, David Iserson
Actores: Justin Theroux, Blanka Györfi-Tóth, Vilma Szécsi, Mila Kunis
Duración: 117 min
Calificación: R
Género: Action, Adventure, Comedy
Estreno: 03 Aug 2018
Sinopsis: Audrey and Morgan are best friends who unwittingly become entangled in an international conspiracy when one of the women discovers the boyfriend who dumped her was actually a spy.
Calificación: