Marc (Álvaro Cervantes) y Rebeca (Úrsula Corberó) son una joven pareja que viaja hasta un antiguo caserío vasco que perteneció a su familia. Allí escribirán la historia común de sus raíces familiares, creando así un gran árbol genealógico donde se cobijan relaciones de amor, desamor, sexo, locura, celos e infidelidades, y bajo el que también yace una historia repleta de secretos y tragedias.

Julio Medem vuelve a la gran pantalla con un film que conjuga las señas de identidad de su cine: pasiones, sexo, la naturaleza como elemento activo y unas pinceladas oníricas. Sin embargo, el guion construye un entramado tan ambicioso que acaba descarrilando en terrenos argumentales cercanos al culebrón, además de dar demasiadas revueltas y tornarse confuso en determinados momentos. Afortunadamente, el solvente plantel actoral contribuye decisivamente a mantener el interés por la intriga.

Rebeca y Marc se instalan en un antiguo caserío con el propósito de escribir la historia que les une. Durante esos días recompondrán su árbol genealógico remontándose 25 años atrás. A medida que van recordando a sus familias, saldrán a la luz secretos, misterios, infidelidades y muertes, completando un repaso al pasado que se tiñe cada vez más de tonos truculentos, al tiempo que va sorprendiendo a la propia pareja.

La narración acumula tantas incidencias de marcado cariz dramático que se pierde en sus intenciones de esconder detrás de las mismas las verdades que ocultan los distintos protagonistas. Así, el relato crece y explota en un desenlace sórdido y a todas luces exagerado en su crudeza. Por otra parte, la vertebración de los intermitentes flashbacks a través de estos jóvenes enamorados resulta reiterativa y va sumando metraje hasta alcanzar unos excesivos 130 minutos.

En los apartados técnicos nada se puede reprochar a la realización del veterano cineasta vasco. De nuevo los paisajes juegan un papel destacado y están debidamente aprovechados por la fotografía, a lo que se unen los buenos movimientos de cámara y la banda sonora compuesta por Lucas Vidal, emulando el estilo musical con el que Alberto Iglesias confirió una personalidad singular a los trabajos del director.

Úrsula Corberó y Álvaro Cervantes dan la talla y aciertan con la química que exige la película. Igualmente los diferentes intérpretes resuelven notablemente sus papeles, con mención especial para Najwa Nimri, Joaquín Furriel, Patricia López Arnaiz y Daniel Grao, a quienes se suman con menor participación actores de peso y oficio: Ángela Molina, Josep María Pou, Luisa Gavasa y Emilio Gutiérrez Caba.

Crítica de Eduardo Casanova

El árbol de la sangre (2018)
El árbol de la sangre poster Valoración: N/A/10 (N/A votes)
Director: Julio Medem
Guión: Julio Medem
Actores: Úrsula Corberó, Najwa Nimri, Ángela Molina, Patricia López Arnaiz
Duración: N/A
Calificación: N/A
Género: N/A
Estreno: 01 Nov 2018
Sinopsis: N/A
Calificación: