Ante un tribunal, Zain, un niño de 12 años, declara ante el juez. -¿Por qué has demandado a tus propios padres? -Por darme la vida.

¿Recuerdan la parte más dramática de ‘Slumdog Millionaire’ (2008)? Pues en esa línea se mueve esta sobresaliente producción libanesa prácticamente durante todo su metraje (126 minutos). Tan conmovedora como angustiosa e irreprochable resulta, que es difícil de recomendar abiertamente porque encoge completamente el corazón. No importa que en puridad se trate de una ficción cinematográfica ya que se intuyen aspectos muy reales e indudablemente inspirados en la triste realidad de los desfavorecidos en aquellas tierras de Oriente Medio.

Zain, con solo 12 años, comparece ante el juez acusado de haber apuñalado a un hombre. Cuando le corresponde declarar decide denunciar a sus padres por haberle traído al mundo. A partir de ese momento la película va repasando lo que ha sido la durísima vida de este chico, que nunca fue al colegio y se curtió en las calles vendiendo verdura e intentando sobrellevar las condiciones paupérrimas que compartía con su familia, hasta que las circunstancias le llevaron a tomar una drástica decisión.

Desde el primer instante la capacidad del protagonista para meternos de lleno en su entorno y el desparpajo que muestra se convierten en los dos pilares fundamentales de la cinta. Nos acerca así a sus peripecias y desdichas, a quien la miseria material y moral de los mayores le ha dotado de habilidades suficientes a la hora de lidiar con las adversidades.

Tras dibujar perfectamente el asfixiante marco en el que vive el niño y colocarlo en una situación delicada, la historia deriva hacia una aventura en cuyo peregrinar únicamente encontrará la ayuda de otra persona desfavorecida, una emigrante etíope madre de un bebé. A lo largo de esa peculiar y descorazonadora odisea se incorporan denuncias contundentes sobre la inmigración, la trata de seres humanos y los matrimonios forzados, rematando con un discurso extraordinario y esperanzador pese a que suene algo impostado.

La sobrecogedora y brillante interpretación de Zain Al Rafeea se hace acreedora de los mejores elogios. El prometedor actor debuta delante de las cámaras de manera arrolladora, si bien el realismo que confiere el resto del elenco a sus respectivos personajes merece igualmente justo reconocimiento.

En el reparto encontramos a la propia directora Nadine Labaki (‘Caramel’), que vuelve a tocar el cielo con un relato terrible y humano a la vez, avalado por una larga lista de premios y reconocimientos, nominación al Óscar incluida.

Critica de Eduardo Casanova

 

Capernaum (2018)
Capernaum poster Valoración: 8.2/10 (3,391 votes)
Director: Nadine Labaki
Guión: Nadine Labaki (screenplay), Jihad Hojeily (screenwriter), Michelle Keserwany (screenwriter), Georges Khabbaz (collaboration on screenplay), Khaled Mouzanar (collaboration on screenplay)
Actores: Zain Al Rafeea, Yordanos Shiferaw, Boluwatife Treasure Bankole, Kawsar Al Haddad
Duración: 126 min
Calificación: R
Género: Drama
Estreno: 20 Sep 2018
Sinopsis: While serving a five-year sentence for a violent crime, a 12-year-old boy sues his parents for neglect.
Calificación: