Crónica sobre la adicción a la metanfetamina y el intento de recuperación y de salir de las drogas a través de los ojos de un padre que observa a su hijo mientras lucha contra la enfermedad de la drogodependencia.

Antes de los créditos finales, se puede leer en la pantalla que la principal causa de mortalidad en Estados Unidos entre la población de menos de 50 años es la drogadicción. Ello explica que en poco tiempo se hayan estrenado dos producciones sobre el tema: la notabilisima ‘El regreso de Ben’ y la película que nos ocupa, sensiblemente inferior. Basada en un caso real, convertido en best seller, se resiente de un cierto estancamiento, aunque intenta dinamizar la narración con la intermitente introducción de flashbacks que terminan generando algo de confusión. No obstante, sus sentidas interpretaciones la hacen merecedora de atención.

David vive en una continua agonía desde que su hijo Nic comenzó a consumir metanfetaminas y otras sustancias adictivas. Los intentos de rehabilitarlo caen en saco roto y las cosas empeoran con cada nueva recaída. Planteado el drama, su punto fuerte reside en la forma desgarradora en que el joven retorna a los malos vicios y justifica su conducta simplemente en ilusorias percepciones de libertad y placer, mientras su padre se desploma anímicamente.

El desarrollo de la trama consiste en un ir y venir que reincide en las mismas situaciones. Aun así, va profundizando en la psicología y desesperación de los personajes, enfatizando los sentimientos paternos y el complejo de culpa. De esta manera completa un panorama desolador, pese a que nunca alcanza la proyección a la que se presta.

La música complementa adecuadamente la puesta en escena, con temas de Nirvana, John Coltrane, Perry Como y de John Lennon, cuyo hit, ‘Beautiful Boy’, da título al film y cobra especial significado cuando se incorpora a las imágenes.

Steve Carell tira de oficio y se luce plenamente en un rol duro; pero quien realmente se muestra soberbio es Timothée Chalamet (24), bordando un papel de una exigencia extraordinaria. Se mete en la piel del enfermo y acierta a darle ese recorrido de altibajos que estremece, reafirmando las espléndidas sensaciones que ya nos dejó en ‘Call me by your name’ (2017). El resto del elenco queda completamente ensombrecido y solo Maura Tierney (‘Urgencias’) se permite saltar al primer plano en secuencias puntuales.

El director belga Felix Van Groeningen (‘Alabama Monroe’) tenía argumentos suficientes para haber elaborado una propuesta de mayor altura; sin embargo no ha dado con la tecla exacta y los actores le salvan la cara en buena medida.

Critica de Eduardo Casanova

 

Beautiful Boy (2018)
Beautiful Boy poster Valoración: 7.3/10 (2,424 votes)
Director: Felix van Groeningen
Guión: Luke Davies (screenplay by), Felix van Groeningen (screenplay by), David Sheff (based on the book "Beautiful Boy" by), Nic Sheff (based on the book "Tweak" by)
Actores: Steve Carell, Timothée Chalamet, Maura Tierney, Christian Convery
Duración: 120 min
Calificación: R
Género: Biography, Drama
Estreno: 25 Oct 2018
Sinopsis: Based on the best-selling pair of memoirs from father and son David and Nic Sheff, Beautiful Boy chronicles the heartbreaking and inspiring experience of survival, relapse, and recovery in a family coping with addiction over many years.
Calificación: