¿Qué podría ocurrir si una joven soltera, al morir su madre, vuelve al pequeño pueblo de Andalucía del que huyó siendo una adolescente, y se encuentra que para poder acceder a la herencia tiene un mes para casarse y quedarse embarazada? Pues eso es lo que le sucede a María (Estefanía de los Santos) una mujer que ronda los 40 años, siempre distanciada de su madre, y que regresa a su pueblo natal tras la muerte de ésta. Allí descubrirá las peculiares intenciones de su excéntrica madre reflejadas en su testamento. Segundo (Secun de la Rosa), primo de María y cojo, aparece para ayudarla.

Bodrio digno de figurar por deméritos propios entre las peores comedias españolas de los últimos años. La sucesión de situaciones esperpénticas que presenta solo provoca vergüenza ajena. Superados los primeros minutos, el espectador pensará con razón que no puede a ir a peor, pero tampoco mejora un ápice.

María regresa a su pueblo al morir su madre, de quien se distanció hace tiempo. La difunta ha impuesto una condición para que la herencia vaya a manos de su hija: deberá casarse y quedarse embarazada en el plazo de un mes. Pronto se irán postulando pretendientes, como su primo Segundo, un antiguo amor, el hermano de una amiga prostituta y muchos más cuando se corre la noticia de que pasaría a poseer una gran fortuna.

Todo falla comenzando por el guión, ya que en muchas ocasiones parece que los actores están improvisando sin acogerse a patrón alguno. En esta línea asistimos a secuencias incalificables: la del pintoresco y accidentado velatorio; otra en que dos folclóricos especializados en animar funerales esperan el deceso de un hombre enfermo, o el mismo desenlace, presidido por un tono casposo.

El histrionismo y la exageración recorren el infumable sainete, incorporando elementos costumbristas característicos de las tierras andaluzas despojados del gracejo habitual.

Estefanía de los Santos, al igual que sus compañeros (Secun de la Rosa, María Alfonsa Rosso, Paz Vega, Mariola Fuentes), se esfuerza en vano; incluso encontramos una participación de la desaparecida Terele Pávez, en lo que, atendiendo al argumento del film, se antoja otro toque de humor negro.

En cualquier caso, si se tienen dudas resulta recomendable el visionado del tráiler, que a modo de advertencia alude a “la comedia más mortal de este año”, y desde luego que lo es.

Crítica de Eduardo Casanova.

 

¡Ay, mi madre! (2017)
¡Ay, mi madre! poster Valoración: N/A/10 (N/A votes)
Director: Frank Ariza
Guión: Frank Ariza
Actores: Paz Vega, Terele Pávez, Marta Torné, Secun de la Rosa
Duración: N/A
Calificación: N/A
Género: Comedy
Estreno: N/A
Sinopsis: N/A
Calificación: