aprendiz guerrero

Hoy vamos a cambiar de género, que la cosa estaba muy negra últimamente… Y saltamos al espacio. Pero como me gusta la tontería ésa de contar batallitas, voy a marear la perdiz un poco.

Como ya comenté en un FanFiction de libros (que deberiáis de bajaros de aquí ya mismo, y no por mí sino por mis excelentes compañeros) mi afición por la lectura cienciaficcionera me viene por el hermano de un compañero de colegio que tenía una extensa biblioteca nutrida de lo existente en la época: Bibliópolis, Nueva Dimensión, Ultramar, etc… Y por aquel entonces, a mediados de los ochenta, comenzaba la colección Nova de Ediciones B (la de los tomitos blancos) con un espectacular arranque a cargo de Orson Scott Card y su Juego de Ender como número 0 y La voz de los muertos como número 1. Treinta años nos contemplan desde entonces, ya no son tomos blancos, pero puedo confirmar que casi el 60% de todo lo publicado en ésa colección ha desfilado por mis ojos.

Toda la divagación anterior es simplemente para decir que aunque ya había salido antes Fronteras del Infinito, éste Aprendiz de Guerrero fue la primera novela de Bujold que me leí y bastó para decidir que no iba a dejarme ni una sola de ellas sin leer. Cosa que he hecho, todo sea dicho.

Como siempre, el copia-pega de la sipnosis sacada de una web al azar:

El aprendiz de guerrero es una de las aventuras de Miles Vorkosigan, un genio de la estrategia dotado de gran inteligencia pero encerrado en un cuerpo defectuoso. Un personaje entrañable e inolvidable, protagonista de la serie de mayor éxito de la moderna space opera. Sus hazañas son un agradable retorno a los temas y el tono ameno de la ciencia ficción campbelliana, y componen la más famosa creación de una de las mejores escritoras de ciencia ficción de aventuras que han aparecido en los últimos años.

Lois McMaster Bujold obtuvo el premio Nebula 1988 por En caída libre y también el Nebula 1989 de novela corta por Las montañas de la aflicción, una nueva aventura del mismo Miles Vorkosigan que aparece por primera vez en El aprendiz de guerrero. Ambas narraciones han sido finalistas del premio Hugo.

Y es que por un accidente que sufrió la madre de Miles éste nació con una malformación genética. Aparte de ser de corta estatura también tiene los huesos muy frágiles. Aún así decide a sus 17 años presentarse a la Academia Imperial de Barrayar. Y lo que consigue es romperse las dos piernas.

Durante una visita a la Colonia Beta, donde le “sugieren” que vaya a recuperarse, por cuestiones del destino Miles se hace dueño de un carguero interestelar con piloto incluido, y un contrato para hacer un envío a una zona estelar enfrascada en plena guerra civil. Uno de los bandos ha contratado a un cuerpo de mercenarios para que bloqueen la salida del agujero de gusano.

Casi sin quereer Miles termina haciéndose con la naves mercenarias y se presenta a sí mismo como el almirante Naismith, líder de la Flota de Mercenarios Libres Dendarii. En una continua huida hacia adelante de problema en problema, tirando de ingenio e improvisación la pelota va haciéndose cada vez más grande hasta que…

Hasta que os leáis el libro, porque no pienso contar más.

Miles es de ésos personajes que te encandila desde el principio. Es un liante, bocazas, genio, listillo, mentiroso… Cuando analizas friamente lo que sucede ¡¡es imposible!! Pero Bujold hace que todo tenga sentido y sea probable. Y lo mejor de todo es que a pesar de estar repleta de acción, por sus limitaciones Miles hace de todo menos actuar físicamente.

Lo que tenemos aquí es un libro palomitero. Diversión en estado puro. Naves espaciales. Personajes carismáticos. Viajes interestelares. Batallas. Acción… No va a enriqueceros culturalmente, pero os aseguro que lo pasaréis condenadamente bien.

Como tontería final, tenemos adaptación al comic dibujada por Josep Maria Beroy pero no se ha traducido al castellano.

aprendiz guerrero2